Inicio » Destacados » Un toque familiar

Un toque familiar

La elección de la banquetería es algo que deben hacer en conjunto y fundamental para la fiesta de matrimonio salga excelente.

El matrimonio es la celebración más importante en la vida de los novios y, por lo mismo, no se puede dejar nada al azar en la fiesta. Cada detalle debe ser responsabilidad de profesionales expertos en la materia, para que ese instante quede como uno de los mejores recuerdos de la pareja.

Con 17 años de trayectoria, en Banquetería Radnic y Cía. saben la importancia de ese gran día. Han realizado centenares de matrimonios y eventos, desde masivas fiestas de empresas hasta íntimas comidas de cumpleaños, en las que todas tienen su sello inconfundible, que hace de cada fiesta un momento inolvidable.

Ljubo Radnic, su gerente general, tiene el gusto por la buena mesa en la sangre. Hijo de croatas, pasó su infancia entre ollas y aromas que rememoraban las tradiciones gastronómicas del Mediterráneo, haciendo de cada reunión familiar una verdadera fiesta. Así fue como a mediados de los años 90, decidió cambiar su profesión de constructor civil por la de ‘constructor de sabores’. Dueño del emblemático restaurante Praga, se destacó haciendo conocida la comida centroeuropea.

En 1999 dejó el restaurante para incursionar en un mundo más desafiante, pero también más gratificante: la banquetería. La celebración de acontecimientos, no tanto por la cantidad de comensales, sino que por el significado que éstos representan fue un reto para su creatividad y capacidad.

De esta manera surgió Radnic y Cía., empresa que actualmente ofrece una innumerable cantidad de servicios que involucran mucho más que sabrosos platos. Además de contar con expertos chefs y barmans, tienen especialistas en decoración, arreglos florales, música, entretención y todo lo que convierte una celebración en un momento inolvidable.

El sello principal de Radnic y Cía. es ser un emprendimiento familiar que sabe poner el toque profesional preciso para cada cliente, de acuerdo a sus necesidades, gustos y presupuesto, junto con aportar el significativo toque del cariño y preocupación que se pone en las fiestas familiares. Por lo mismo, cuenta con una variada oferta en términos gastronómicos, capaz de satisfacer desde los paladares más sofisticados a los que prefieren la sencillez de recetas más tradicionales.

“La principal preocupación es que cada evento sea el mejor y supere la expectativa de los clientes”, comenta Ljubo Radnic y, para lograrlo, se reúne con los novios y sus padres para definir cada detalle en conjunto. Sus servicios incluyen los salones del Estadio Croata, pero también realizan fiestas fuera del recinto si el cliente lo prefiere. De hecho, sus comidas y celebraciones han llegado también a regiones, principalmente a Algarrobo.

Municipalidades, embajadas, organismos internacionales, empresas públicas y privadas son solo algunas de las instituciones que también recurren a sus servicios para la realización de eventos, en los que ha logrado reunir hasta 800 personas. Ljubo explica: “Dada la variedad de clientes que tenemos, no es posible dar un servicio estándar, sino que es necesario definir con cada uno de ellos sus prioridades para cada aspecto que involucre el encuentro o celebración. El propósito final es que todos vuelvan contentos a sus casas”.