Inicio » Inspírate » Reportajes » ¡Sí acepto!

¡Sí acepto!

Ceremonias de matrimonio según cada religión.

En cada religión hay que cumplir ciertos requisitos para poder casarse bajo esa determinada creencia y que el matrimonio sea válido. A continuación, les contamos los requerimientos de cada iglesia.

Luteranos
Basta con que uno de los dos profese este credo para acceder a los dos encuentros con el pastor, quien orienta sobre el sentido del matrimonio y los procesos de la ceremonia. A estas reuniones hay que llevar la libreta de matrimonio civil y el certificado de bautizo de uno de los novios que acredite que pertenece a la religión. La parroquia debe reservarse mínimo 3 meses antes y los testigos son quienes participan de la ceremonia.

Católicos
En primer lugar, quienes quieran casarse por este rito deben estar bautizados, pero no es requisito estar confirmados. Luego, deben reservar una iglesia con por lo menos 6 meses de anticipación (en algunos casos incluso puede ser hasta 1 año). Si la parroquia que ustedes quieren no corresponde al sector en el que residen, es necesario pedir una carta al párroco de la iglesia más cercana al domicilio de alguno de los dos para cambiarse.

Por otro lado, deben asistir a charlas matrimoniales, en las cuales se hablará de temas como la paternidad responsable, la comunicación de la pareja y la sexualidad. Pueden realizarse en la parroquia del sector o con personas preparadas para dictarlas, quienes son siempre matrimonios de una profunda vivencia cristiana.

Antes de la celebración tienen que entregar la información matrimonial y los distintos certificados: charlas efectuadas, certificado de bautizo (con menos de 6 meses de antigüedad) y fotocopias de las cédulas de identidad. Asimismo, en esta oportunidad se deben presentar dos testigos que den fe de la relación, los que deben ser mayores de edad y conocer a la pareja hace más de 2 años. Si los novios llevan menos tiempo, deben llevar cuatro testigos.

– Hindúes
Estas ceremonias están llenas de rituales y colores. A diferencia de la mayoría de los ritos en los que la novia se viste de blanco, acá lo hace con un sari rojo, que simboliza la fertilidad. Asimismo, la pareja es cubierta de flores, que representan la belleza, la felicidad y el dinero -símbolo de prosperidad-, en señal de los buenos deseos de quienes los acompañan. El matrimonio se hace frente al Brahmán, que es la autoridad religiosa, y se celebran tres tradiciones principales: Homa (ofrenda al fuego), Panigrahena (enlace de los novios) y Satapadi (vueltas de los novios alrededor del fuego sagrado).

Mormones
Todo joven miembro de esta religión debe llegar virgen al matrimonio y tener la autorización de sus superiores para realizar la unión, ya que ellos son los encargados de decidir cuándo se está listo para entrar en la Casa del Señor.


Los mormones reconocen el matrimonio civil; sin embargo, en la ceremonia debe estar presente algún arzobispo de su Iglesia u otra autoridad aprobada por ellos.

Anglicanos
El propósito de la ceremonia religiosa es solemnizar y ofrecer a Dios el matrimonio realizado por el civil. Para casarse por esta iglesia, los novios deben ser miembros activos de ella y presentar la libreta de familia.

Antes del matrimonio se hacen dos o tres charlas con el reverendo, quien comparte sus experiencias para guiar a la pareja en ese camino. Además, les explica las promesas que tendrán que hacerse el día que se efectúe la ceremonia.

Musulmanes
Para usar el templo hay que avisar con un mes de antelación y el servicio es gratuito. La ceremonia comienza cuando los novios se presentan ante el Imán o responsable religioso de la mezquita y manifiestan su intención de casarse bajo las normas de Dios y de Mahoma. En este rito, las fiestas suelen durar varios días.

Ortodoxos
Los novios, quienes deben ir frecuentemente a las liturgias y participar de la comunión, tienen que presentarse personalmente ante los miembros de la Iglesia como una pareja. Para efectuar los encuentros previos y más tarde el matrimonio, se les pide a estos el certificado de bautizo y matrimonio civil, que tengan padrinos cristianos y la autorización del Arzobispado Metropolitano, entre otras exigencias.

No se celebran matrimonios en días de fiesta religiosa y en algunos países el domingo es el único día permitido. En Chile se pueden efectuar miércoles, viernes y sábado.

Judíos
La sinagoga debe reservarse con anticipación y la ceremonia puede efectuarse cualquier día de la semana, excepto el sábado o Shabat y/o en festividades judías.
Ambos deben ser miembros activos de la comunidad judía y, si uno de ellos no lo es, generalmente se debe convertir. La ceremonia se lleva a cabo bajo un palio nupcial llamado Jupá, que simboliza el manto de bendición que Dios entrega a la nueva pareja y que representa el techo del primer hogar, y dos de sus paredes aluden el apoyo de sus padres.
Durante la celebración, dos testigos firman el acta nupcial, donde se estipulan las obligaciones maritales de cada uno. Este constituye un documento legal en el pueblo judío. Al final el novio rompe una copa de vidrio, simbolizando que aún en medio de las alegrías deben recordar la destrucción del templo de Jerusalén.