Inicio » Destacados » Las 10 preguntas más comunes después de comprar el vestido

Las 10 preguntas más comunes después de comprar el vestido

Te entregamos las respuestas para que enfrentes las preguntas “incómodas” y ¡mantengas la sorpresa!

Escoger el vestido de novia es una de las partes más emocionantes de los preparativos del matrimonio. Buscar inspiración, pensar en el estilo que te gustaría y qué tipo de diseño… Por eso, cuando ya encuentras el indicado, no faltan los cercanos “curiosos” que se mueren por saber cómo será el vestido para el gran día. Te entregamos las respuestas para que enfrentes las preguntas “incómodas” y ¡mantengas la sorpresa!

1. ¿Cómo es tu vestido?

Es normal que tu familia y amigos quieran saber lo que vas a llevar mientras caminas hacia el altar. Lo mejor es darles una respuesta vaga y simple: así como un “es un vestido de encaje”. Y si piensas que eso ya es demasiada información, puedes decirles que quieres mantener el secreto hasta el gran día. ¡Es totalmente normal!

2. ¿Puedo ver una foto?

El mostrar una foto podría considerarse como algo más personal, especialmente si viene de parte de un desconocido o de algún compañero de trabajo que te pregunte por curiosidad. Si no te sientes cómoda, con toda la honestidad del mundo puedes decirle que no quieres revelar tu look, hasta el momento final.

3. ¿Cuánto te costó?

No es una pregunta cómoda, pero si por algún motivo llegases a recibirla, puedes responder que es un tema que te gustaría dejar entre tú y tu familia.

4. ¿Quién pago el vestido?

Este es otro caso que depende de ti, si quieres compartir esa información o no. Si alguien te lo compró, lo pagaste tú o recibiste algún porcentaje de ayuda. También es completamente normal que no quieras hablar del tema, así que sigue respondiendo que es un tema del que no te gustaría hablar y dejarlo entre tus más cercanos.

5. ¿Lloraste cuando te lo pusiste?

Es uno de los “mitos” del mundo de las novias y muchas personas piensan que cuando encuentras el vestido soñado, la emoción es incontenible. Pero, no necesariamente le pasa a todo el mundo. Si no lloraste, ¡no pasa nada! Describe las emociones que de verdad sentiste en ese momento. No te sientas presionada a decir “sí, lloré” si es que no te pasó.

6. ¿Qué marca es?

Es una de las preguntas más comunes del momento. Si lo compraste en una casa de novias con varios diseñadores y no sabes la marca, vuelve a preguntar la marca cuando vayas a la siguiente prueba, por si necesitas tener la información disponible en caso de que alguien te lo pregunte.

7. ¿Vas a ocupar velo?

Si no te importa contar este detalle a los demás, ¡díselos! Si no, di que todavía no has tomado la decisión, o tienes varias opciones que estás considerando. Ambas son buenas respuestas.

8. ¿Y el peinado?

El primer paso es el vestido y luego, vienen el resto de las decisiones de tu look beauty para el gran día. Quizás todavía ni siquiera hayas pensado en qué peinado ocuparás, pero si es que alguien te pregunta tienes dos opciones. La primera, una respuesta fácil, así como una idea general, que puede ser recogido o suelto y mantener la sorpresa. Y si no, puedes ser honesta y contar que aún es un ítem que estás meditando.

9. ¿Alguien lo vio?

Al momento de responder esta pregunta, estás “matando dos pájaros de un tiro”. Puedes decir que te acompañó alguien de tu familia o amigas más cercanas, para que así entiendan que es un tema que te gustaría compartir solo con tus más queridos y cercanos.

10. ¿Es lo que siempre quisiste?

Si lo es, ¡cuéntales! Si saliste de la tienda sintiendo algo distinto de lo que te imaginabas, también es normal. Es común que piensas que sabes exactamente lo que quieres y luego en el momento resulta que te queda increíble y era muy distinto a lo que pensabas. Comparte tu experiencia para que los demás sepan qué esperar cuando les toque a alguno de ellos.