Inicio » Inspírate » Reportajes » Dulce Historia de Amor

Dulce Historia de Amor

¡Participa y gana el Candy Bar para tu matrimonio!

Envíanos tu historia, junto con la fecha y lugar de tu matrimonio -dentro de Santiago y alrededores- a [email protected] y ya estarás participando por este espectacular carrito lleno de dulces para compartir con todos tus invitados en ese día tan especial. Se sorteará todos los meses y los ganadores serán contactados 6 semanas antes del gran día.
Beatriz y Alfredo

Beatriz y Alfredo se conocieron el 2006, cuando él comenzó a ser su entrenador de arqueros de hockey en su club. Desde ahí que partió su amistad y en 2010, cuando ambos viajaron como jugadores de la Selección Chilena al Sudamericano en Río, decidieron confesar su amor oculto que existía desde hace muchos años. El deporte, los viajes y el amor es algo que los unió para siempre y optaron por dar el sí el pasado 5 de enero con una fiesta en el Botánico.



Adriana y Carlos
Carlos y Adriana se conocieron en la universidad, pero el flechazo vino 4 años después, donde luego de un pie de cueca y gozar unas empanadas durante un 18 de septiembre en Rapel, engancharon y no se separaron más. Carlos ideó la petición con tiempo y decidió escribirle una serie de cartas a Adriana, donde le contaba lo que le gustaba de ella, en la séptima le pidió matrimonio. Tras 4 años de pololeo, se casaron el 18 de enero en la Casona La Laguna en Chicureo.



Patricia y Marcelo
Con 16 años y luego de una ida al cine con unos amigos que estaban saliendo, Patricia y Marcelo se conocieron por primera vez. En ese momento recuerdan solo haberse mirado, pero Marcelo tomó la iniciativa y decidió agregarla a Facebook. Ahí empezaron siendo amigos y unos meses más tarde Marcelo le pidió pololeo el 2 de octubre de 2012 a la salida de una clase, ya que estaban en el mismo colegio. Luego de varios años juntos, en un viaje a Orlando, Marcelo le pidió matrimonio al frente del castillo de Disney con los fuegos artificiales de fondo, igual que un cuento de princesas. Finalmente, el 19 de enero pasado se casaron en el Club de Campo Militar.



Karina y Matías
La historia comenzó cuando en el 2011 Karina entró a la Escuela de Oficiales de Carabineros, y Matías era su Instructor, convirtiéndose en su amor secreto y platónico. Al pasar los años, y siempre limitados a saludos formales y protocolares, pudieron conocerse a fines del 2015, manteniendo siempre una relación profesional. Todo esto cambió en junio del 2016, cuando Matías le envió un WhatsApp a Karina relacionado al trabajo y esa misma noche sin querer, se toparon en un bar donde conversaron por horas. Desde ese día que no se separaron más y el 25 de enero se casaron en Casa Campo la Reina.



Natalia y Omar
Natalia y Omar eran vecinos desde niños, y desde los 16 años que no se separaron más. Hoy tienen dos hijas y para el aniversario número 15, con ayuda de sus niños, Omar le preparó una sorpresa y le pidió matrimonio. Se casaron el 1 de febrero en Santa Catalina de Chicureo.



Daniela y Mario
Daniela y Mario son kinesiólogos y se conocieron hace 3 años en su trabajo. Su amistad fue más allá luego de un concierto de Pearl Jam, donde descubrieron que la música los unía aún más y se empezaron a juntar a tocar música. Así su relación avanzó al pololeo y al cabo de 2 años, Mario le pidió matrimonio en Valdivia. El pasado 26 de enero se casaron en el centro de evento Santa Luz de Chicureo junto a sus más cercanos.


Daniela y Rodrigo
A pesar de que llevan 7 años juntos, todavía no hay consenso entre Rodrigo y Daniela sobre cómo se conocieron. Según Rodrigo, Daniela lo perseguía por los pasillos de la universidad, pero Daniela dice que la primera vez que lo vio fue en trabajos voluntarios, donde él participaba y ella era intendenta. Es aquí donde Rodrigo comenzó a sospechar que algo había, puesto que siempre le llegaba media salchicha más en las comidas. Al poco tiempo se pusieron a pololear y en enero del año pasado él le pidió matrimonio a Daniela en El Valle del Elqui en una romántica comida a la luz de las estrellas y un telescopio. Se casaron el 4 de enero en el Botánico.



Fernanda y Matías
Fernanda y Matías se conocieron en la universidad, y durante mucho tiempo fueron solo amigos. Aunque eran de equipos de fútbol distintos, la música y el humor eran algo que compartían desde el principio y que los acercó hasta el punto de partir una relación. A los 4 años se fueron a vivir a Nueva Zelanda y en 2017, en el lugar de su primera cita, Matías le pidió matrimonio, sorprendiendo a Fernanda y con toda su familia presente. Se casaron el 2 de febrero recién pasado en el Círculo Español.