Inicio » Inspírate » Luna de Miel » Destino » Viaje al fin del mundo

Viaje al fin del mundo

Armar la mochila e ir en busca de nuevas aventuras, esa era la idea perfecta para Romina y Javier que disfrutaron de una luna de miel llena de episodios memorables.

Disfrutar de las tierras vírgenes del sur de Chile es una gran alternativa para novios aventureros y amantes de viajar por carretera. Esta pareja armó sus mochilas y se embarcó en una experiencia única en su primer viaje de casados, en el que estuvieron rodeados de naturaleza.


RECORRIDO

Una aventura de 25 días llevó a Romina y Javier a disfrutar de todas aquellas cosas que muchas veces se ven solo en las postales de recuerdos: las maravillas de la Carretera Austral y los parajes del fin del mundo.

La travesía se inició en auto desde Santiago hasta Cochrane. Con 10 horas de viaje llegaron a su primera parada: el increíble Santuario Natural de Huilo-Huilo. Fueron cuatro días de descanso y experiencias en el Hotel Baobab, donde no solo degustaron la gastronomía del lugar, sino que además aprovecharon de ponerle un poco de adrenalina con el Canopy XXL, que fue lo mejor de esta parada.


Luego cruzaron a Argentina a través del Paso Hua Hum para recorrer la Patagonia trasandina desde San Martín de Los Andes hasta el pueblo Los Antiguos, tramo que les llevó tres días manejando sin parar, ya que en los poblados más al sur la oferta de atractivos era limitada.

Ya de regreso en nuestro país a través de Chile Chico, donde se quedaron una noche, continuaron hacia el lago General Carrera y sus alrededores. Se alojaron en Mallin Colorado Ecolodge, donde se relajaron por cuatro días en un sitio que sintieron como el paraíso, con una atención de primera clase, exquisita comida y entretenidas excursiones diarias como las Catedrales de Mármol, la Reserva Nacional Tamango, el río Baker y Bahía Explorados, entre otros.


Tras este increíble relajo comenzaron el retorno por la Carretera Austral, haciendo una parada a almorzar en la Reserva Nacional Cerro Castillo y finalizando este recorrido en Coyhaique, donde descansaron por dos días. “La localidad no nos gustó tanto, ya que veníamos de lugares casi prístinos y fue muy chocante volver a la ciudad”, relata Romina.

La travesía continuó hacia el norte llegando a Puyuhuapi, donde se quedaron un par de días más. Un imperdible de este lugar es el Parque Nacional Queulat, con su increíble ventisquero colgante.

Según estos novios, una de las sorpresas del viaje fue el pequeño poblado llamado La Junta -cerca del lago Rosselot-, sitio de reunión para los amantes de la pesca deportiva. Aquí, Romina y Javier disfrutaron de su estancia en el Hotel Alto Melimoyu, un espacio acogedor, con excelente atención y un ambiente muy agradable.


La última parada de su luna de miel fue la maravillosa ciudad de Valdivia, donde pudieron recorrer algunos de sus increíbles atractivos, para después volver a Santiago.

Para un próximo viaje esperan poder disfrutar de Caleta Tortel, Puerto Aysén, Puerto Cisnes y las Termas de Puyuhuapi.


¿LO MEJOR Y LO PEOR?

Lo mejor para esta pareja fue su paso por el lago General Carrera y todo su entorno. Mientras que lo peor fueron las largas distancias entre poblados de la pampa argentina y sus carreteras en mal estado. “Es una experiencia que recomendamos de todas maneras, pero hoy iríamos en avión hasta Coyhaique, para luego arrendar auto, y así ahorrar bastantes días, puesto que el lado trasandino no vale mucho la pena recorrerlo”, cuenta Romina.


TIPS PARA OTROS NOVIOS

– Ir preparados para la lluvia.

– Tener un buen equipo para hacer trekking y actividades deportivas.

Disfruta de las entretenidas aventuras de otros novios en nuestra sección luna de miel.