Inicio » Inspírate » Reportajes » UN PARAÍSO A LA FRANCESA

UN PARAÍSO A LA FRANCESA

La brisa corre entre las copas de los árboles con un toque tibio tan propio de la zona central chilena. Los nenúfares invaden los estanques del lugar, recordando ese famoso cuadro del pintor galo que retrata los jardines de su propiedad en Giverny, una localidad a pasos de París. Es en este toque impresionista, romántico y nostálgico que se basó Pilar Bacarreza para fundar la Casona Macul, un centro de eventos con una capacidad para alrededor de 500 personas, rodeado de vegetación, donde destacan las palmeras, los sauces y las afrancesadas flores de la pluma, estas últimas emplazadas en un islote en medio de una laguna artificial.

En sus inicios, la parcela fue concebida como un refugio de fines de semana para los Bacarreza, donde podían disfrutar de momentos deportivos, de agradables tardes de sol y de la tranquilidad de los suburbios de la capital. El patriarca de la familia dedicó varias hectáreas al cultivo de nogales y duraznos, para los cuales creó un canal de regadío sustentado por una laguna artificial, que años después se convertiría en la pieza central del estilo impresionista y normando de este lugar.

Al regresar de un viaje de aprendizaje gastronómico, Pilar compró a su padre los terrenos en los que se encuentra ubicada esta casona, donde gracias a los conocimientos adquiridos en el Viejo Continente, creó un espacio único e inolvidable para todos aquellos novios que buscan un entorno natural y rústico, pero a pasos de la urbe. Muy cercano a las iglesias Ave María y Nuestra Señora del Rosario, este lugar es una gran alternativa para aquellas parejas que no quieren alejarse tanto de Santiago.

TODO PARA UNA BUENA EXPERIENCIA

La casona sorprende a los visitantes con su aire nostálgico y romántico, lo que la hace el recinto perfecto para fiestas de matrimonios, civiles y otras ceremonias. “Contamos con un área al aire libre justo saliendo de la carpa para fumadores, lo que es muy práctico; zonas diferenciadas para cóctel, civil y pista de baile… todo en el mismo lugar. Además de estacionamientos cuidados por personal toda la noche, baños completos y pieza para la novia. Todo lo necesario para dar un excelente servicio”, explica la dueña.

Uno de los sitios favoritos de los visitantes es, sin lugar a dudas, el islote ubicado en medio de los canales artificiales que rodean la casona, perfecto para fotografías. Pero eso no es todo, ya que su completo servicio de banquetería sorprende con sus sabores y toques de cocina internacional. “Quise traer de Francia esa fineza en la comida y la calidad de sus postres. Todo lo hacemos nosotros; para lo cual contamos con el equipo necesario para una atención impecable”, sostiene Pilar.

Es esta perfección la que exige que se realice solo un evento por noche, de esta forma el uso de las instalaciones es exclusivo del matrimonio que se está celebrando, además de un cuidado constante por parte de la dueña y un ayudante de relaciones públicas. “Lo que más me inspira de la realización de eventos es la felicidad de trabajar en lo que más me gusta y el contacto con otras personas”, concluye Pilar.

www.casonamacul.cl
+562 2228 5723

¿Conoces el trabajo de Concepto Mandala? Descubre más en este reportaje.