Inicio » Inspírate » Reportajes » Las confiables manos de un sastre

Las confiables manos de un sastre

Por: Fran Contreras Westermeyer (@francienta) La historia de la sastrería masculina está llena de hitos, y aunque no podamos saber a ciencia cierta sus orígenes, sabemos que el fin de la Edad Media marcó lo que sería el inicio de los sastres que conocemos hoy, donde las cortes de Italia, España y Francia se pelearon […]

Por: Fran Contreras Westermeyer (@francienta)

La historia de la sastrería masculina está llena de hitos, y aunque no podamos saber a ciencia cierta sus orígenes, sabemos que el fin de la Edad Media marcó lo que sería el inicio de los sastres que conocemos hoy, donde las cortes de Italia, España y Francia se pelearon los primeros puestos en cuanto a estilo con la utilización de trajes diseñados en base a brocados de seda, terciopelo y satén. Pero no es hasta entrada la Revolución Industrial que se dejaron de lado los pomposos diseños de la corte de Luis XIV para darle paso al corte elegante y a una tradición que se ha mantenido por poco más de un siglo y que hoy acompaña a los novios a través de uno de los hitos más importantes de su vida. Cada sastre tiene su método e historia, es por eso que estos seis expertos del rubro en Chile nos cuentan un poco sobre su trabajo.

Novios a la italiana

Su nombre lo dice todo: Fidanzato. Esta marca con sello italiano promete ser el ‘amigo’ entrañable de todos los novios que por más de 10 años han apostado por esta elegante marca de La Casa Blanca.

“Fidanzato entrega variadas alternativas para los novios en cuanto a trajes y accesorios, además recibe todo el apoyo del equipo de La Casa Blanca en todo tipo de composturas para lograr el modelo perfecto para ese día tan importante”, dicen.

Para este 2018, los novios apostarán por una paleta de tonalidades cargada de azules, grises y color vino, dejando de lado el clásico negro, con una apuesta más arriesgada, lo mismo con los cortes, donde destacarán los rectos y los trajes entallados y ajustados.

Jóvenes y arriesgados

Un grupo de jóvenes liderado por Cristián Ortúzar se la jugó por crear un espacio para el diseño de autor y la elaboración de trajes que representen a cada uno de los clientes que apuestan por sus trabajos. Es bajo esta premisa que hace tres años nace Four B, una sastrería nueva y moderna donde todos sus trabajadores ayudarán al cliente a encontrar el estilo perfecto para lo que está buscando.

“El novio Four B es diseñador de su propio traje, ya que él es quien sabe mejor lo que quiere. Nuestros sastres experimentados lo guían, aconsejan y se ponen a su disposición”, sostiene su dueño, Cristián Ortúzar, sobre las bases de su tienda ubicada en el corazón de Padre Hurtado en la comuna de Vitacura.

Con más de 800 tipos de telas, importadas desde Italia e Inglaterra -de las firmas Holland&Sherry, Dormeuil y Loro Piana-, en todo tipo de colores, más de 40 estilos de botones y 30 de forros, el cliente puede crear un traje con absoluta libertad, jugando con un número ilimitado de combinaciones.

“La atención es personalizada, donde el novio puede asistir a los talleres y experimentar el proceso de corte y armado de su traje, siendo parte en un 100% de la confección de algo completamente suya”, explica Ortúzar.

Con respecto a la tendencia para el 2018, este año el corte slim fit ha desplazado al tradicional, que es más ancho y holgado. En cuanto a las telas, los trajes se compondrán de más de un material, donde a la lana se le sumarán telas mixtas como el Loro Piana -una combinación de lana, algodón y seda-, logrando una mejor caída, además de prendas de lino para las temporadas de calor.

Por su parte, la paleta cromática para este año viene cargada de azules, tono que hizo su entrada triunfal el 2017, entre los cuales destacan el índigo, el de Persia y el medio. “Si un novio elige este color, es importante tomar en cuenta que para los accesorios y zapatos deberá escoger una tonalidad marrón, logrando un contraste que entregue armonía y prestancia”, explica Ortúzar, y agrega que algunos de los colores más arriesgados son el borgoña y granate, los que se impondrán próximamente en la escena mundial.

Más allá de un traje

Ubicada en el bohemio e interesante Barrio Italia, Justo Sastrería busca ir más allá de crear un traje a medida para sus clientes. Ellos ofrecen una completa experiencia que acompaña a los novios desde el principio hasta el día de su matrimonio. “Nos dimos cuenta que ellos llegaban sin tener muy clara la idea de lo que querían. Por eso en nuestro local, diseñado para que todos se sientan a gusto y bienvenidos, les entregamos todas las herramientas no solo para verse bien ese día, sino también para sentirse guapos”, nos cuenta Danilo Quilaqueo, gestor de este entretenido proyecto.

Al igual que otros del ámbito, Danilo dice que el azul será el rey del 2018, en desmedro del clásico negro y gris. Un estilo muy inglés, bien moderno y con la premisa de que “hace mucho la ropa a medida”.

En Justo Sastrería existen tres preguntas esenciales al instante de hacer un traje. Primero el horario del matrimonio, a través de esta consulta se podrá llegar a la tela perfecta y dar un pie adelante en el estilo. En segundo lugar, se hace una reunión con la novia, donde esta cuenta un poco sobre su look, ya que el concepto, según explica Danilo, para que el traje de él armonice con el de su pareja. Y el tercer punto es la onda del novio. De esta manera, se pretende ofrecer una ‘experiencia completa’ al hombre, donde no solo se hace el traje, sino que además se apoya con accesorios, barbería y otros elementos.

Método clásico con visión contemporánea

“Nada sienta mejor que un traje hecho a mano”, es la premisa de Sebastián Marten, sastrería ubicada en el Barrio El Golf. Con telas traídas de los epicentros del estilo: Inglaterra, Italia y Turquía, los expertos rescatan el antiguo método de corte y confección.

Las opciones son ilimitadas a la hora de visitar el taller, aquí los novios podrán obtener su traje soñado y a medida en solo tres pasos, donde lo único que importa para iniciar el trabajo es dejar los datos correspondientes.

“No existe nada más gratificante que escoger lo que más le gusta y, a su vez, recibir un halago sobre un traje que fue hecho a medida especialmente para la persona y sentir ese calce perfecto en algo único. Asimismo, un traje a medida es una pieza única, por lo que es muy importante que tanto el sastre como el novio se conozcan, ya que de esta forma se puede lograr un diseño verdaderamente óptimo para cada cliente”, explican en la sastrería.

Trajes con tradición

Sin lugar a dudas, desde la apertura de sus puertas en 1988 Sastrería Soberano ha cumplido con su promesa de entregar a novios y padrinos todas las herramientas para escoger el traje más importante de su vida, cumpliendo con los cánones de elegancia y sobriedad que ese momento de la vida exige. Con un equipo de sastres que cuentan con más de 35 años de experiencia, los ternos, chaquetas y abrigos de este lugar poseen ese sello especial que buscan todos los que atraviesan las puertas de la tienda ubicada en Providencia.

Una de las principales preocupaciones en esta sastrería es el calce y la caída. Aquí los diseños se van renovando año a año, por lo que a la hora de comprar un traje a medida, según explican en Soberano, “se debe estudiar el mercado unos 60 días antes del matrimonio, y en caso de querer elaborar un modelo a medida se necesitan al menos 40 días para su confección”. En el caso de pre-medida, se trabajará con 20 días de anticipación a la fecha del evento.

Si el novio no está seguro o adelgaza en las semanas previas a su matrimonio, las composturas o rectificaciones realizadas no tendrán ningún costo extra, ya que el valor final siempre contempla estos imprevistos.

“Se recomienda asistir a la tienda y conocer cara a cara al sastre que trabajará en este traje tan importante”, sugieren. A esto agregan que si bien las medidas se pueden enviar por correo, siempre será mejor que los novios sean asesorados en persona por los expertos, quienes también les darán consejos en cuanto a los complementos para acompañar la vestimenta, logrando un impactante toque final.

Factura nacional y estilo internacional

Un viaje a Europa marcó el inicio de lo que sería Thomas J. Fiedler, la conocida ‘Casa del Novio’, que con más de 10 años de trayectoria ha traspasado lo mejor del diseño a cada uno de sus trajes. Es por eso que, según sus expertos, a la hora de elegir una sastrería es importantísimo estar informado, instruyéndose en el tema e investigando, para así lograr un buen resultado con un producto prestigioso.

“Nuestro sello es absolutamente inconfundible, gracias al cuidado tanto en los acabados como en los detalles que dan originalidad a los modelos. Los trajes están pensados para un hombre distinto que quiere expresar libremente su propio estilo sin ser encarcelado en la rigidez de los diseños demasiado clásicos”, explica su dueño Franklin Azócar.

Este 2018 Thomas J. Fiedler apostará por solapas decoradas, dando con esto un toque diferenciador respecto a otros trajes del mercado, además de cortes slim fit, silueta que busca un calce perfecto, donde el entallado favorece la forma del cuerpo y deja menos exceso de tejido de lo habitual.

“Cada hombre tiene su estilo, el cual se debe respetar, es por eso que los expertos de la compañía se enfocarán en encontrar aquel traje perfecto para cada novio, con el que se sienta a gusto y que quede conforme con el resultado final”, señalan en la empresa.

¿Buscas los zapatos perfectos? No dejes pasar este increíble tour de zapatos de autor.