Inicio » Inspírate » Reportajes » EL INMORTALIZADOR LENTE DE HÉCTOR

EL INMORTALIZADOR LENTE DE HÉCTOR

Tomar una cámara y adentrarse en las vidas e historias de las personas es todo un desafío, pero él aceptó el reto de buscar el alma de cada uno de los relatos que son captados por su experto ojo. Fotos: Héctor Patricio

¿Puede marcarte para siempre un regalo que recibiste a los 7 años? La historia de Héctor Patricio empezó con una simple cámara análoga que le regalaron cuando pequeño, con ella inmortalizó las cosas simples que lo rodeaban, pero jamás imaginó que este hobby se convertiría en su gran vocación.

El tiempo pasó y lo llevó de un lado a otro, incursionando en la pintura y la música, hasta que apostó a fondo por la comunicación audiovisual. Esta carrera lo llevó a viajar por el mundo y a conocer a los dos grandes amores de su vida: su mujer Emelie, de nacionalidad sueca, y el hablar a través de las imágenes. “Comenzamos una gran historia de amor que me llevó a Suecia, su país, donde hice fotos de viajes y lugares maravillosos, afinando el ojo y la mente para encontrar esos momentos que nunca más se vuelven a repetir”, cuenta Héctor.

A su regreso a Chile sabía que lo que más quería era inmortalizar historias de amor, es por eso que en 2014 se calzó su cámara y apostó de lleno a retratar matrimonios y compromisos: “En ellos uno puede captar a la gente mostrándose sin miedo ni máscaras, solo la alegría que conlleva el día más importante de la vida de una pareja y de su familia. Es increíble como un buen relato fotográfico puede quedar como una gran historia para contarse por años a través de bellas imágenes”, comenta.

CADA PAREJA Y SU MUNDO PARTICULAR
Desde sus inicios Héctor supo que trabajar en matrimonios, un momento tan especial en la vida de una persona, no sería tarea sencilla, debido a que es una gran responsabilidad la que toma el fotógrafo a la hora de retratar el día más importante de la vida de dos seres humanos. “Cada pareja es única, no hay que darle muchas vueltas a esto, el feeling que existe entre los novios, sus familias y sus amigos, hacen de cada trabajo algo especial e irrepetible”, explica, y agrega que valen la pena las largas jornadas para conseguir ‘esa’ foto, que lo hace muy feliz a él, pero también a sus clientes.

Otro punto importante a considerar a la hora de contratar un fotógrafo, es que este no será el responsable de darle el estilo a la historia en las imágenes, sino que “cada pareja de novios impone la tendencia, si bien la edición busca colores vivos a través de contrastes, la última palabra siempre la tendrán los clientes, pero pueden contar con un trabajo bien hecho”, sostiene.

Sin embargo, al tomar una foto, todo debe ser considerado, y dentro de este punto están los lugares elegidos. Los espacios pueden decir mucho de las personas, es por eso que su elección es fundamental. Por esta razón es esencial que los novios se conozcan previamente con el fotógrafo y que estos le cuenten un poco de ellos mismos. “En este sentido, una sesión prematrimonio es buena para que los novios se sientan cómodos frente a la cámara y comencemos a generar el feeling necesario para el gran día”, opina.

Sobre el momento en que se realiza el grueso de las fotos, el profesional debe ir preparado para todo, y los años de experiencia van marcando los ritmos. “La clave es estar presente y anteponerse a las situaciones. Con el tiempo uno se va dando cuenta de las cosas que pueden pasar. Un ejemplo de esto es el vals: la luz cambia y debes estar atento para que tu asistente aparezca en el minuto preciso”, explica Héctor.

HISTORIAS QUE MARCAN
Si bien los matrimonios generan sensaciones en todos los asistentes, para este fotógrafo el que más lo marcó fue el de Bárbara y Claudio, dos diseñadores que llegaron recomendados por un amigo, también fotógrafo. “Estudiamos en el mismo lugar, el mismo año y no nos conocimos. Algo muy loco. Teníamos mucho en común: el amor por los viajes y mucho feeling. Su día fue increíble y lo pasamos súper bien. Todos los invitados eran geniales, como una gran familia. Ellos se iban a vivir fuera de Chile y les hice sus fotos después del matrimonio. Quedamos en reunirnos más adelante en Europa, y formamos una linda amistad”, relata emocionado.


24 HORAS DE FOTOS
Para Héctor se puede fotografiar “a toda hora y en todo lugar”, es por eso que siempre debe estar listo para lograr capturar esa magia que se encuentra en el aire. “El brillo en los ojos y la sonrisa de oreja a oreja no se pueden fingir”. Sin embargo, cada hora del día tiene ciertos requerimientos especiales.

Amanecer: ideal para imágenes románticas. Según Héctor, las primeras luces del día tienen colores increíbles, pero “es muy corto el periodo para hacer las fotos y hace mucho frío”. Reconoce que a él le gusta este tipo de fotografía, ya que es poco común y se puede jugar con la originalidad, pero la la mayoría prefiere trabajar la tarde y la noche.

Atardecer: la hora perfecta. Este es el instante del día favorito de los fotógrafos, puesto que es cuando hay mejor luz natural y se puede complementar con algo de iluminación artificial, logrando efectos más dramáticos.

Noche: el momento de la fiesta. “Soy especialista en el uso de luz artificial, me acomoda mucho. Eso sí, la oscuridad hace el trabajo más lento, pero mejor demorarse un poco y tener una imagen perfecta, que hacer la pega rápida y con un mal resultado”, finaliza Héctor.

¿Buscas romper con lo tradicional? No dejes de conocer lo que Simona Weddings te cuenta AQUÍ.

Regístrate en
DeNovios.cl
¿Te casas? Te ayudamos con la organización de tu matrimonio! Suscríbete a nuestro newsletter y recibe las mejores ideas, consejos, tendencias y proveedores para un día inolvidable.
Regístrate en
DeNovios.cl
¿Te casas? Te ayudamos con la organización de tu matrimonio! Suscríbete a nuestro newsletter y recibe las mejores ideas, consejos, tendencias y proveedores para un día inolvidable.