Inicio » Inspírate » Reportajes » ¿Por qué celebramos San Valentín?

¿Por qué celebramos San Valentín?

Al año los enamorados encuentran un espacio para gritar a los cuatro vientos su amor incondicional. Pero, ¿dónde nació esta fiesta?

Convertida en una fecha para salir a comer, enamorarse y disfrutar de la compañía de las personas especiales de la vida, el 14 de febrero es un hito durante el año. Siendo una de las fechas preferidas de floristas y chocolateros en el mundo, incrementando sus ventas del año, y excusa perfecta para pedidas de matrimonio y otros planes románticos, hay mucho más sobre esta fecha para conocer.

¿Quién fue San Valentín?
Lo cierto es que este hombre existió y era nada más y nada menos que un médico romano que decidió unirse a la Iglesia Católica como sacerdote durante la época del emperador Claudio II, ‘El gótico’. El régimen de la autoridad máxima del imperio prohibió que se celebraran matrimonios entre jóvenes, ya que según él los solteros que no tenían familia eran mejores soldados al no tener ataduras ni las distracciones del hogar.

Valentín consideró que el decreto de Claudio era sumamente injusto, y arriesgó su vida celebrando secretas ceremonias de matrimonio para jóvenes enamorados. Pero su desafiante resolución llegó a oídos del regente, y el emperador lo hizo llamar a palacio. Entre sus razones el noble buscaba aprovechar la popularidad del sacerdote para conseguir mayores adeptos al régimen.

Pero el gobernador de Roma y el ejército persuadieron al emperador de olvidarse del hombre. Ante la insistencia, la autoridad máxima del mediterráneo encarceló al santo. Cuando fue aprendido, un oficial de nombre Asterius lo retó a curarle la vista a su hija Julia, ciega de nacimiento. Con sorpresa de los presentes la niña pudo volver a ver, y su familia se convirtió al cristianismo. Esto no hizo más que convencer más al régimen de que Valentín era un hombre peligroso para el imperio, por lo que fue ejecutado el 14 de febrero del año 270, convirtiéndose en mártir. La pequeña Julia plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba en forma de agradecimiento, convirtiendo este símbolo en representación del amor y amistad.

El papa Gelasio I, decretó casi doscientos años después, durante el 14 de febrero de 494, que la festividad de San Valentín sería incluida en el calendario litúrgico tradicional, siendo celebrada por la Iglesia Católica desde entonces. Pero en 1969, bajo el pontificado de Pablo IV, luego de celebrarse el Concilio Vaticano II, la fiesta fue eliminada de las grandes celebraciones del calendario litúrgico, pasando a ser un día más del santoral tradicional. La festividad por su parte siguió en el inconsciente colectivo, por lo que los fieles continuaron disfrutando de este día para festejar el amor y la amistad.

La problemática de los tres Valentines
Debido al gran número de documentos e historias entregadas oralmente, muchos personajes se duplican o cambian. Es por eso que San Valentín puede tener tres posibles historias:

1. El médico romano que se convirtió al catolicismo, siendo luego sacerdote, y decapitado por el emperador Claudio en el 270 d.C. Este es el relato más famoso y aceptado sobre la identidad del santo.
2. El obispo de Interamna -hoy la ciudad italiana de Terni-, lugar en que se conservan sus restos en la basílica del lugar, además de celebrarse el 14 de febrero.
3. Valentín de Recia, un obispo del siglo V, enterrado en Mais, cerca de Merano, en la zona tiroleza de Italia.

¿Quieres regalar flores para esta linda celebración? Elige alguno de nuestra colección.