Inicio » Destacados » Lo mejor de los 5 continentes

Lo mejor de los 5 continentes

Los mejores consejos para disfrutar al máximo

¿Están planificando su luna de miel? Porque sabemos que a veces puede ser una difícil decisión, quisimos entregarles los mejores datos de África, América, Asia, Europa y Oceanía. No fue una tarea fácil ¡porque hay muchos!, pero aquí les dejamos la recopilación de nuestros favoritos. ¡Disfruten!

Por Rodrigo Abbott y colaboradores (¡gracias por todos los datos!)

Los destinos de luna de miel han cambiado mucho con los años. Si les preguntan a sus abuelos probablemente les dirán que pasaron la suya en Viña del Mar o recorriendo el sur valdiviano con sus ríos y lagos; sus padres tal vez les cuenten de ese Buenos Aires que rivalizaba con ser Europa o de lo elegante de un Río de Janeiro lleno de grandes hoteles de lujo y restaurantes con orquestas. Y luego llegamos a nuestros días, donde partir sin itinerario al Sudeste Asiático es menos complicado que organizar el recorrido por la Carretera Austral; y Paris, la ciudad del amor, es solo una escala corta para perderse en rincones que ni siquiera sabíamos que existían en el Viejo Continente.

Lo que no ha cambiado de este viaje es que es único, así se casen muchas veces, cada una será especial sin importar el destino y aunque vuelvan a él, nunca serán tan jóvenes, enamorados, gozadores y libres como en esos días. Por eso los queremos invitar a que se aventuren y exploren. Pero tranquilos, aunque lo mejor tiende a ser caro (bien sabemos que lo BBB en un viaje puede ser fatal), pensamos en muchos datos y vivencias que se pueden disfrutar sin tener que haberse ganado el Loto, ser un genio de las aplicaciones o heredera de un magnate. Eso sí, tampoco pudimos resistirnos a ciertos datos extra VIP…

DORMIR

África: en un Jaima en pleno desierto del Sahara con noche full estrellada y comida típica.

América: en el Deetjen’s Big Sur Inn, un hotel rústico y romántico enclavado en pleno parque Pfeiffer Big Sur State Park (entre Los Ángeles y San Francisco).

Asia: en el barco Dragon Legend en Halong Bay, Vietnam. Una experiencia completa de lujo, aventura, comida y deporte en uno de los parajes más exóticos del mundo.

Europa: en cualquier hotel de la costa amalfitana, hay para todos los gustos y bolsillos, aunque si se puede, no duden en alojarse en el Grand Hotel Convento di Amalfi y sentirse en una película de James Bond.

Oceanía: el Beachfront Suites en Lizard Island en la Barrera de Coral Australiana, ideal para los amantes de lo excelente, el ocio, el buceo y el lujo, pero no en extremo.

 

COMER

África: probar la comida típica, los mariscos y vivir la experiencia de la terraza del Emerson Spice en Zanzíbar en medio del caos y el comercio de Stone Town.

América: un detalle que será un recuerdo imborrable: un cheesecake de caramelo en Magnolia’s Bakery en Nueva York para comerlo juntos en el Bryant Park al final del día.

Asia: atreverse con cualquier Pad Thai en un carrito o picada tailandesa le gana en sabor al preparado en el más emperifollados de los restaurantes de la región. No vale la pena gastar de más para disfrutar al máximo.

Europa: para comer historia de verdad y las mejores pastas tienes que ir a la Hostaria Romana en la Via del Boccaccio, de lo contrario te arriesgas a que te digan que no comiste en Roma.

Oceanía: relajarse en Wicked Walu Seafood Restaurant en Fiji a orilla del mar, aquí encontrarás gran atención, comida fresquísima y una vista espectacular.

 

COMPRAR

África: las posibilidades son muchas en un continente tan grande y distinto, pero por lejos la mejor opción es perderse por las calles de Marrakech y sus bazares, donde negociar es una obligación y una aventura llena de colores.

América: si lo suyo es el verano, el glamour, las sorpresas y pasear sin apuro desembocando en la playa para tomar algo y así dejar contento al novio, tienen que ir a la Promenade Street en Santa Mónica, Los Ángeles, Estados Unidos.

Asia: el mercado de Chatuchak en la capital de Tailandia es famoso por sus más de 15.000 puestos, ofertas ilimitadas, precios que parecen regalos, comidas picantes y los casi 200.000 visitantes diarios. Una ciudad dentro de una ciudad.

Europa: si la idea es tener un frenesí de compras de lujo, lo mejor es que lo hagan en Londres, disfrazándolo con un toque de cultura y bares del viejo mundo en Oxford Street.

Oceanía: aunque es lógico parar unos días en Sidney, lo será más si te gusta comprar. Como buena ciudad de origen inglés, está llena de mercados y ferias, por ejemplo, Paddington Markets ofrece estilo y Balmain Market más historia, pero lo mejor es que armen su propia ruta.

CONOCER

África: si son de esos aventureros que les gusta que nadie más haya hecho lo que ustedes hicieron, tienen que ir al Parque Nacional Liwonde en Malawi para ver hipopótamos, elefantes y alojar en chozas (muy bien puestas) entre los Baobabs.

América: recorrer el Cusco y sus alrededores. Si van de luna de miel se transformará en un lugar distinto (si ya lo conocieron antes), con buena comida, increíbles paseos, compras e inolvidables momentos.

Asia: navegar por el Lago Inle en Myanmar (Birmania) y ver de cerca el arte de sus pescadores equilibrándose en la punta de sus botes. Un punto extra si hacen trekking desde Kalaw y pasan una noche en un pueblo perdido en las montañas.

Europa: manejar por la ruta de los castillos en Escocia para dar un salto en el tiempo y disfrutar de estar prácticamente solos hasta llegar a Edimburgo, una ciudad increíble y rockera.

Oceanía: perderse en kayak, snorkel, bote o como puedas en el Archipiélago Tuamotu de la Polinesia Francesa, 35 islas y 83 atolones hacen de este lugar un paraíso en la Tierra que muy pocos son invitados a conocer.

 

DISFRUTAR

África: suspenderse y flotar dando un paseo en globo durante la gran migración de ñus y cebras en el Parque Masái Mara en Kenia.

América: volver a la infancia y jugar como niños antes de que ellos lleguen. Disney en Orlando o Coney Island en Nueva York, dependiendo de si quieren playa o ciudad. Nadie lo reconocerá, pero todos les tendrán envidia.

Asia: broncearse y nadar en la playa virgen de Koh Rong, Cambodia. Un lugar con la mínima intervención del hombre, donde encontrarán a lo máximo cuatro bares y algunos hostales rústicos.

Europa: transformarse en bohemios y recorrer las cervecerías de Praga sin mapa, reloj, ni apuro, para disfrutar de una de las ciudades más lindas del mundo, buscando sorprenderse en cada boliche.

Oceanía: si son una pareja aventurera, relajada y que se lleva muy bien, a ojos cerrados la mejor luna de miel es arrendar un motorhome y rodar por la Great Ocean Road australiana.

 

Esperamos que estos tips les sirvan, inspiren y motiven para lanzarse a la mejor luna de miel que se puedan dar, sin importar las vacunas, escalas y buses rurales que tendrán que sobrevivir. Llénense de fotos, recuerdos y coman todos los platos locales que puedan, aunque no tengan buena cara.