Inicio » Destacados » Cómo llevar las finanzas e inversiones en pareja

Cómo llevar las finanzas e inversiones en pareja

Es uno de los temas más complicados para las parejas: cuánto aporta cada uno, en qué gastan y cómo invertirán su dinero. Encuentra aquí los mejores tips de la coach de parejas, Paula Rodríguez, para abordar este tema y cómo evitar los conflictos.

En estos años de trabajo con parejas me he dado cuenta que, las finanzas son un tema recurrente y de conflicto, independiente de la cantidad de tiempo de convivencia. ¿Por qué?:
– Pensamos o inferimos ciertas conductas del otro respecto a su manera de pensar sobre el tema. Por ejemplo, “él siempre paga la cuenta cada vez que salimos” o “me invita de vacaciones y asume la gran parte de los costos, así que… seguramente él se hará cargo del gas, la luz y el dividendo cuando ya estemos viviendo juntos”. ¡Gran error!
– “Él o ella nunca ha tocado el tema, así que los debe tener claro”… ¡Nunca debes dar nada por sentado!
– “Nos da vergüenza hablar de estas cosas, es un tema molesto y poco romántico”
– En el caso de los que se vuelven a casar o emparejar, pensamos en que él o ella va a actuar de la misma manera que lo hizo su ex, “así que sé lo que se me viene”.
– O quizás tienen un “pozo común” con los ingresos y pagan todo lo necesario. Es un buen intento, pero a la larga, cuando quieras comprarte un par de botas nuevas o un vestido, es muy posible que te vaya a preguntar: “¿Qué es esta compra que aparece en la cuenta?… Te aseguro que esa sola pregunta generará en ti una sensación poco agradable.

Para las que contribuyen en ese pozo la respuesta será: “Bueno, yo trabajo y tengo el derecho a comprarme un vestido si me gusta y lo quiero”. O te preguntarás: “¿Tengo que preguntarle y pedirle autorización para comprarme un simple vestido?” Y para las que no contribuyen a ese fondo, el pensamiento será: “Se supone que él debe entender que necesito ese vestido”.

Por otro lado, he visto a muchas mujeres entrar en crisis cuando sus maridos aparecen sin previo aviso con una “sorpresa”: un deportivo cero kilómetros. Y así mata de una la esperanza del pago que querían hacer del dividendo o de las vacaciones que habían soñado.

Aquí comienza un posible desgaste de la relación. ¿Por qué? Porque no se hablan ni se abordan en el momento indicado temas que son de gran importancia para la pareja. No hacerlo a límites que puedan llegar al quiebre y término irreconciliable de este proyecto, es fundamental para la construcción a largo plazo de una comunicación eficaz, la que debe ocuparse en los tiempos y la forma correcta.

¿Qué hacer para abordar este tema?
1. Darnos el tiempo de conversar constructivamente el tema, es decir, sin vergüenza y sin tapujos. Este ejercicio debe ser mirado como una actividad entretenida y una meta mensual de la pareja.
2. Siéntense con un aperitivo y una copa de vino a desarrollar sus gastos mensuales. Escriban todos los gastos que tendrá esta nueva empresa llamada “pareja”, con todos los ítems necesarios y además los de ahorro y “tiempo libre”. Una vez al mes, revisen la planilla y fíjense si no se han salido del presupuesto.
3. En el caso de que los dos aporten, deberán negociar qué porcentaje de sus ingresos aportarán a la sociedad. Es decir, dependerá de cuánto gane cada uno y de cuánto desee aportar. La diferencia de lo que les quede será de cada uno. Por lo tanto, ninguno podrá criticar los gastos del otro y deberá respetar su decisión.

Que sea una actividad de una noche al mes, para ir midiendo mensualmente cómo se comportan financieramente, respetando el metro cuadrado de cada uno y salvaguardando la independencia financiera.

En el caso de que solo uno aporte, deberán realizar el mismo ejercicio y entender que habrá un ítem que será los gastos personales de cada uno y el monto, aunque sea pequeño, será de completo manejo de la persona a quien se le entregó y sin las preguntas de: “¿En qué te gastaste la plata?” o “¿Te alcanzó?”, etc. Definan bien esa cantidad, ya que de alguna manera es la queja más recurrente sobre todo de los hombres: “le doy 10 al mes y termino pasándole 50, porque nunca le alcanza” Y lo único que produce es un desgaste en la relación.

El tema de las inversiones en pareja es algo que deben conversarlo antes de irse a vivir juntos, entendiendo que el ítem de ahorro no será gastado por ninguno de los dos, a menos que haya consenso del gasto. Y recuerden que cada uno tiene su independencia con el respectivo porcentaje que definieron.

La invitación es que se comuniquen eficazmente en cada área que sustenta a la pareja, sin miedos, tapujos o paradigmas innecesarios. Sean directos en la comunicación y agréguenle mucho afecto, una pizca de ternura y mucho, mucho amor.

Paula Rodríguez
www.paularodriguez.cl